El Corazón Tiene Razones que la Razón no Conoce.

Paula Gómez Jorge
Curadora y Directora Galería ASR Contemporáneo

Con esta exposición, “La razón, el objeto y la palabra”, la Galería ASR Contemporáneo se ha sumado a la celebración de los veinte años de carrera de Iliana Emilia García, una de las artistas contemporáneas de mayor renombre de la diáspora dominicana en los Estados Unidos. Instituciones tan importantes como el Smithsonian American Art Museum, Washington, DC, el Museo del Barrio, New York, el Museo de Arte Moderno, Santo Domingo y el Centro León de Santiago poseen obras de la destacada artista en sus colecciones de arte contemporáneo. Además, a lo largo de los últimos veinte años, sus obras han sido expuestas en importantes espacios y exposiciones de arte, museos, ferias y galerías en las principales ciudades de los Estados Unidos, Francia, España, Bélgica, Puerto Rico y República Dominicana.

Esta séptima exposición individual (luego de trece años de haber exhibido de manera individual en el país), confirma la multidisciplinariedad como uno de los ejes de la valiosa producción de Iliana Emilia García quien, desde sus inicios en el quehacer artístico, ha recurrido a lenguajes como la instalación, el video, la pintura, la fotografía, el grabado, el dibujo y la escultura como parte esencial de su expresión formal y conceptual.

En su estética –donde la autoreferencia domina-, a partir de la visión de su propia historia emocional en clave poética, se entrecruzan algunas problemáticas propias de la diáspora, o sea, asimilación/resistencia, memoria/olvido, conexiones/traslados entre otras que emergen del contexto de desarraigo/desplazamiento que ha experimentado junto al cruce de las barreras culturales, lingüísticas e idiosincráticas. La artista prescinde de la simbología usual de la migración para reflexionar sobre lo que le concierne, centrándose en los diferentes estratos de su memoria emocional. Sus pinturas dibujanticas y escultóricas, sus grabados, fotografías, instalaciones y videos son composiciones marcadas den unos casos por una fuerte gestualidad y dramatismo y, en otros, como en las obras “La Palabra” y “Memoria/Memory” por un notable lirismo y espontaneidad.

La presente exposición, que reúne alrededor de treinta trabajos de su más reciente producción, acerca al público al significado sentimental de “migrar”: dejar el hogar, distanciarse físicamente del terruño, vivir una sensación de separación y de abandono que emanan de los dos mundos entre los que vive. Aquí también utiliza de forma constante la silla, el corazón y la palabra, signos distintivos permanentes de su producción visual desde sus primeras investigaciones plásticas.

La silla como tema de representación visual toma valor de objeto desde finales del siglo XIX, siendo la obra “La silla de Gauguin” de Vincent Van Gogh un ejemplo de ello. Muchos artistas en la historia del arte contemporáneo -por mencionar una época históricamente más reciente-, han retomado el signo de la silla por el valor polisémico que reviste. A modo de ilustración, pueden citarse “La Silla” de Wilfredo Lam, la “Electric Chair” de Andy Warhol y, en la actualidad, las instalaciones “Sillas” de Doris Salcedo. En la producción visual de Iliana Emilia García, la silla, se replantea como elemento de la iconografía popular con un valor semiótico importante. Este ícono, al igual que el del corazón, revela un mundo de múltiples asociaciones, metáforas y semejanzas, que no nos dejan indiferentes. Por el contrario, nos interpelan acerca de lo ausente, de la pérdida y del sentimiento, nos motivan a mirar en nuestros propios relatos y/o vivencias colectivas del traslado.

En ese sentido, H.G. Gadamer en su libro “Estética y Hermética” argumenta sobre la importancia del arte al propiciar la interpretación de las tramas simbólicas que llevan a discernir el sentido de la existencia del ser humano. En sus palabras, “la obra de arte que dice algo nos confronta con nosotros mismos. Eso quiere decir que declara algo que, tal y como es dicho ahí, es como un descubrimiento; es decir, un descubrir que estaba encubierto. (....) Comprender lo que una obra le dice a uno es, entonces, un encuentro consigo mismo”.

Por otra parte, algunas de las propuestas de esta exposición se enmarcan dentro de los conceptos de la “Estética Relacional” desarrollada por Nicolas Bourriaud ya que la artista ha concebido sus creaciones como obras abiertas que serán el resultado de la interacción con el público. En palabras de Bourriaud, “cada obra de arte podría entonces definirse como un objeto relacional, como el lugar geométrico de una negociación entre numerosos remitentes y destinatarios” Este sería el caso, por ejemplo, de “Página Abierta” obra que al propiciar se activen los dispositivos de interactividad con que fue concebida, incita a los participantes a modificar y enriquecer su sentido original. Para la Galería ASR Contemporáneo constituye un motivo de orgullo exhibir el más reciente proyecto expositivo multidisciplinar de Iliana Emilia García donde ofrece una mirada autobiográfica de la migración, un documento de memorias sucesivas con un valor muy personal, íntimo a la vez que universal.